Categorías
Violencia machista

Los espacios de poder y la violencia en el espacio público

La desigualdad y la jerarquía entre hombres y mujeres u otros colectivos no se darían sin el uso de la violencia, implícita o explícita, disimulada o ejercida.

La desigualdad y la jerarquía entre hombres y mujeres u otros colectivos no se darían sin el uso de la violencia, implícita o explícita, disimulada o ejercida.

Niña preadolescente, inocente e ingenua que va sola por el bosque con ropa llamativa

Espacio público poco iluminado que puede ser percibido como un espacio peligroso

Hombre fuerte y astuto que engaña a las mujeres para conseguir sus propósitos

El uso que hacen las mujeres del espacio público es un elemento más de coacción y limitación de la libertad de movimiento. En esta historia, la protagonista se desvía del aprendizaje, quiere descubrir otros caminos, disfrutar de la naturaleza, coger flores. Es su pequeño momento de autonomía en el mundo exterior, aunque en la historia esta exploración es presentada como un riesgo evitable para el personaje:

Son mensajes que han recibido y reciben constantemente las niñas y las chicas. Mensajes que limitan su independencia y su libertad de movimiento.

El trágico final de la historia de Caperucita Roja es el castigo social, el castigo a su ingenuidad y al no sometimiento de las normas sociales. Esta respuesta colectiva es también la respuesta social a las agresiones que sufren muchas mujeres, basadas en justificar al agresor y en responsabilizar a la mujer de su conducta: por su ropa, por salir de noche, por ir por caminos desconocidos y poco iluminados, por hablar con desconocidos, por haber compartido unas fotografías de carácter sexual, etc. En definitiva, por ser mujer.

Igual que le ocurre a Caperucita Roja, fuera de la protección que ejerce la casa sobre las mujeres existe un peligro amenazante y resuenan en las mentes de las chicas las palabras de la madre de Caperucita:

“¡No vayas por determinados caminos! No son seguros.”

La arquitecta y activista social por los derechos humanos y por los derechos de las mujeres Ana Falú dice:

El hecho de que el espacio público reproduzca las lógicas y los dictados del patriarcado supone para las mujeres que se viva como algo alieno, hostil, con miedo, con inseguridad y con límites de todo tipo. Esto hace que no puedan disfrutar de un espacio donde construir su identidad y ejercer sus derechos y su ciudadanía, sino que ha prevalecido la hostilidad y el temor. Un temor transmitido a lo largo de la historia, donde niñas, chicas y mujeres han recibido constantes mensajes que vinculan la inseguridad con el espacio público y la posibilidad de sufrir agresiones en la calle por parte de “extraños”.

Este 8 de marzo, seguimos reivindicando para conseguir la libertad, tal y como la entendía Nina Simone:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *