Categorías
Uncategorized

Expectativas de vida: rosa y azul

expectativas de vida: rosa y azul

Todavía hoy, en intensidades diversas, el rosa y el azul continúan vistiendo a las criaturas en función de su sexo, proyectando expectativas diferentes. Se trata de dos colores a los que se han asociado valores distintos. 

  • Rosa: subordinación, obediencia y delicadeza
  • Azul: autoridad, movimiento y violencia legitimada

La socialización de género es el proceso a través del cual vamos integrando valores, actitudes, pautas de comportamiento de lo que es adecuado o no según el género asignado. Esta socialización conlleva interiorizar los valores sociales y culturales de forma acrítica e inconsciente. De aquí la importancia de la educación, que nos permite tomar consciencia de las desigualdades y potenciar y desarrollar una actitud analítica y crítica para no incorporar de forma mimética las pautas, los valores y las maneras de actuar, especialmente las que generan desigualdades y que están presentes en la sociedad. Analizando los diferentes canales de socialización, podemos ver cómo las personas recibimos diferentes mensajes en función de si se nos identifica como hombres o como mujeres. Sin embargo, sabemos perfectamente que ni todas las niñas nacen siendo sumisas y tranquilas ni todos los niños nacen siendo agresivos y movidos. Estas creencias se basan en el modelo teórico sexo-género que explica cómo, a partir de nuestras diferencias biológicas, se construyen desigualdades. El sistema sexo-género nos permite identificar unas características biológicas (diferencias de sexo) y otras características aprendidas (de género). Es el sistema de creencias más influyente durante el proceso de creación de nuestra identidad y marca buena parte de nuestros aprendizajes, de cómo nos debemos identificar, sentir, pensar y de cómo debemos establecer relaciones con las personas que nos rodean.

Os proponemos una actividad para hacer en clase o en casa. Se trata de que hagáis una lista con las características que creéis que la sociedad define a un hombre y a una mujer. El objetivo es reflexionar y ver qué ocurre cuando no cumplimos con lo que la sociedad espera de nosotros/as

Os podéis descargar la actividad en este enlace. ¡Esperamos vuestros comentarios!

Cada vez más se habla de criaturas que no se identifican o bien no se comportan según se espera socialmente de ellas, según el género que les asignaron al nacer. Durante mucho tiempo se ha dado por sentado de que a una niña le gusta el rosa, jugar a muñecas o quiere llevar el pelo largo y que los niños son más “brutos”, quieren llevar el pelo corto, jugar con camiones y pelotas así como vestir de forma más cómoda. Sin embargo, ¿creéis que estas ideas forman parte del pasado? Os recomendamos ver este vídeo titulado La mente en pañales. Es un experimento psicológico que nos muestra cómo tratamos a la infancia en función de si pensamos que la criatura es una niña o un niño.

De esta forma podréis ver cómo el género de los bebés viene determinado por una educación diferenciada. A las niñas se las valora por su apariencia física, por su belleza mediante adjetivos como guapa o bonita, se les habla más y se las trata como si fueran débiles y necesitaran más protección. A los niños se les habla de sus futuras habilidades relacionadas con la fortaleza, la estrategia o la competición y se les sacude más. Un vídeo muy interesante para reflexionar cómo, a través de la socialización, se va configurando la identidad de género de niñas y niños. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *